Espejo de Palabras: Mundos perturbados.


RECUERDO.

Cómo es posible que ella no recuerde el presente: “No recuerdo qué hora es en este momento, he llegado al lugar de la lectura, quizá sea una biblioteca fugaz”, pero qué tiene que recordar en un presente que aún no ha vivido porque no sabe que lo está viviendo y si no lo sabe no tiene conciencia de ello. No hay nada que recordar.

“Hoy me levanté con pocos horizontes, una vez más la misma rutina y los mismos pensamientos, aun así, tomé la decisión de levantarme, salir de casa a caminar rumbos ajenos”. Será por esta reminiscencia que dijo la primera expresión, su vida es redundante, sus palabras lo dicen.

Tiempo después toma el libro para escribir, quiere hablar la mente de lo que observa en ella: No hay que decir mayor cosa más que la realidad


SOLEDAD:

“Distanciada de aquella ciudad fría, causante de recuerdos malditos, vitalizadora de una mente amargamente atormentada, creadora de fantasmas, espejo de humanos desquiciados.”  ¡Esta loca!

“Una voz femenina no cesa de hablarme, reprime mi fuerza, desata mi miedo a la vida, dice cosas terroríficas que pintan oscuridad, me recalca el ego inflado de las personas que me molestan. Se creen la sabiduría sin darse cuenta en lo absurdos que se ven. La voz ya no es sonido sino forma: la  sombra de una silueta esbelta corre con fuerza y poca velocidad mientras yo busco huir de aquella voz, huir del origen infame, de mi identidad, sueños de sangre, sueños con zapatos amargos, sueños con vestidos y sandalias verdes, sueños en un carro buscando escribir y diciendo adiós a un viejo amigo”.

¿Quién es ella, quizá una mujer que desconoce de sí misma y eso le da terror, una mujer que tímidamente sonríe, quién puede ser? Piensa ella constantemente en la locura, piensa en cada gesto en cada detalle, porque más que saber quiere comprenderlo todo. A distancia se ve mujer. Quiere una botella de vino que nunca va a beber.

“Escucho de nuevo la voz que me grita: -desahoga la existencia, desahoga la vida, desborda en sueños y pesadillas, odia sin mesura, sin cordura. Hay fantasmas que lastiman sin saber, pero bestia es quien lo permite, dejar de saber… si insultar o adorar a la vida. Desde aquel sonido conocí la forma de mis ojos y me parecieron hermosos, su color, su brillo, su forma, son muy lindos. Me han gustado mucho, son actores, son artistas.”

Lindos son sus ojos, triste es su alma. El sonido del silencio aun es perturbado.


RENACER.

Sus ojos pintan laberintos. La oscuridad esconde sus caminos, la luz resalta su silueta. Para encontrar la salida debe crear el equilibrio entre este par de opuestos.

De nuevo la voz” Hoy que estas muerta, la mente canta te quiero, ayer que estabas viva mis oídos no te oyeron algo parecido, fuimos sordas, fuimos mudas. Cuando padecías la muerte, gritaste mi nombre, me soñaste de blanco, cuando…” no todo se puede decir con palabras.

Pero ahí estaba de nuevo, con otra forma, pero con la misma esencia, la de amarse a sí misma para poder amar…


Descripción

El texto está hecho de pensamientos fragmentarios de un personaje femenino quien vive un diálogo perturbador sin noción de tiempo ni espacio. Pero al cuestionar aquella existencia, encuentra un pequeño orden en su mente que se hace y deshace con la violencia que chocan, se abrazan y se repelen, sus pensamientos hechos jirones danzando en el aire. Las voces que ella escucha se vuelven imágenes, y entonces se da cuenta que aquellas no eran otredad, sino el yo fragmentado, confundido entre la luz y la oscuridad, vacío de identidad.



-Zuly Cruz Ruiz Andrade: Nací en la ciudad de Ipiales (Nariño). Desde que era muy niña sabía que me gustaba escribir como también que  mi color favorito es el rojo y  mi regalo favorito es un abrazo sincero. Estudié en el colegio San Francisco de Asís de la Ciudad de Ipiales. En sus pasillos, pero más que en ellos, en el juego despreocupado de la adolescencia  compartido por confidentes inigualables, mis amigas, fui descubriendo mis emociones entre hojas en blanco, lapiceros gastados y un balón de Básquet. Este descubrimiento sería el primer paso, de la caminata que me llevó a elegir el pregrado de Licenciatura en Español y Literatura de la Universidad del Cauca. Todo este camino recorrido me ha llevado a pensar  que la mayor sabiduría es la palabra manifestada con amor. Actualmente pertenezco al equipo de docentes de la institución C- Tres y en mis momentos libres doy paso a mis pensamientos e imaginaciones que se expresan desde mi cuerpo y mi sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *