Sufragio

Nunca tuve nada propio.
Me construí una isla que se inundó.
Fabrique una ciudad y le llegó la peste.
Estuve en el campo y el pesticida mató al ganado.
El vivir en mis sueños se volvió costoso.
Alquilar los sueños de otros se tornó hostil.
No tuve de otra más que desaparecer.
Desmembrar las partes que me componían.
Las que aún latían.
Esas que aun dolían.

¡Arránquenme todo!

Aliméntense.
Desprecien lo que dispuse en sus mesas.
Quéjense de las promesas.
¿Quién recogerá las sobras cuando el comensal quede satisfecho?
Los piadosos ya fueron castigados.



Descripción.

El poema se escribe teniendo como representación la figura de María Magdalena que ha sido retratada en la historia del arte por diferentes autores. Su historia se sigue resumiendo a una mujer que ha pecado o que debe continuamente vivir en función del otro, satisfacer en la misma medida los placeres de este, ser generosa y sentirse culpable de las acciones que no le pertenecen. Por otro lado, está la diosa Medusa quien fue castigada obteniendo un nido de serpientes en su cabeza al ser violada por Poseidón, y en donde se ve como naturalmente el castigo de la acción no recae en el victimario, siendo retratada como un símbolo del pecado. Por último, siendo lo más importante, escribo el poema pensando en las mujeres que han estado en la misma posición de María o de Medusa, tomo como referencia mi experiencia de ser mujer y lo que ha sido crecer al lado de mi madre y mis abuelas, mis amigas.



Ácido Gástrico.

Soy una ciudadana Colombiana, que evidencia a diario las injusticias y los atropellos
hacían las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *