Colectivo de Mujeres Trece Lunas


Somos un Colectivo de mujeres que buscan sanar a través del arte, creemos profundamente que las expresiones artísticas pueden ayudarnos no solo a expresar nuestras emociones sino también a sanar nuestro espíritu, cuerpo y mente. Mediante el intercambio de experiencias y saberes y la realización de diferentes talleres trasladamos nuestras preocupaciones, miedos, frustraciones, tristeza, dolor, sueños y deseos a creaciones que de manera casi mágica toman forma con la ayuda de diferentes elementos artísticos.


El siguiente texto es el resultado de un ejercicio de creación colectiva mediante la técnica “cadáver exquisito” esperamos disfruten su lectura tanto como nosotras disfrutamos su construcción.


EL BUEN SABOR DEL AMOR

Solo deseo un susurro, donde mi cuerpo sienta ese escalofrío placentero y quieras hacerme tuya sin pensar que el mañana existe, donde pases tus labios y me mojes con tu lengua, empezando por mi cuello y bajando por mis pechos; que están deseosos de que los acaricies, quiero que tus manos recorran lentamente mi entrepierna, y sienta magrear tus dedos estimulando todos mis sentidos, que me hagas gemir y arquear mi cuerpo
hasta sentir que mi mundo estalla de placer, rodeados de ese calor excitante, puedo sentir como nuestras auras se fusionan, nuestros chakras se alinean y ahora somos un solo ser.


Por tu sexo corre mi néctar mientras acarició tu piel, el alma se me va entre suspiros cada que me acerco a tu oído entre gemidos, muerde mis labios, rasga mi espalda, nubla mi visión, llévame al éxtasis con tus manos, altera mis sentidos, olvida tus prejuicios, fúndete en mi piel. Deja que entre los dos fluya libremente el agua caliente de nuestros deseos, el calor de un fulminante espasmo; nunca tuve un plan para entender la geometría de tu cuerpo, ni el número de tus lunares que se vuelven planetas cuando nos encontramos siendo uno solo , te doy el poder de dominar mi instinto, de sentirnos libres andando en el Edén de las frutas más dulces, tú lengua es un manjar y aquí me tienes entregándome a este fuego consumidor que te hace víctima de mis pasiones, de la ilusión de sentir que bailas en mí y que este amor en ebullición me matará suavemente.


Nunca pensé que tanta pasión se escondiera entre mis carnes, tampoco que la rigidez de tus gestos provocara tantas sensaciones en mi cuerpo, solo de recordar tus caricias, sigo sedienta por tu éxtasis, no puedo pensar en otra piel que no sea la tuya, la que entre susurros me hace tan suya que tanto deseo no cabe en mi cuerpo, y es que no quiero otros labios que no sean los tuyos los que se posen en mi rosa enaltecida. Quiero ser yo quien borre las huellas que dejaron otras pieles en la tuya, y provocar tanto caos en tu mente, en tu cuerpo, en tu sexo, que no te quede más que tomarme por completo.


Este momento de plenitud de suspiros desbordantes, finaliza con un largo beso, nuevamente apasionado, dando a entender lo excitante he importante del momento. Dos amantes que entre caricias repasan sus dedos por todo el cuerpo, sudorosos y llenos de satisfacción, tu sonrisa se enlaza con la mía, no hay palabras porque todo está dicho, ese calor interno ahora es fuego lento, que entre abrazos se vuelve eterno, el buen sabor del amor culmina en un cálido sueño.


Colectivo de Mujeres Trece Lunas
Sabaneta, Antoquia-Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *